Los dinosaurios vuelven a dominar la Tierra, a través de la gran pantalla

Reese Witherspoon, cerca de rodar la tercera entrega de ‘Una rubia muy legal’
4 junio, 2018
Un juez obliga a Trump a desbloquear cuentas que le criticaban en Twitter, pero él recurre
5 junio, 2018
Show all

Los dinosaurios vuelven a dominar la Tierra, a través de la gran pantalla

CARLES RULL

  • ‘Jurassic World: El reino caído’ dirigida por Bayona volverá a desatar la fiebre “jurásica” a partir del 7 de junio.

Jurassic World: El reino caído

Juan Antonio Bayona es quien ha tenido el honor de dirigir Jurassic World: El reino caído, que llegará a nuestras pantallas el jueves 7 de junio, coincidiendo con el 25 aniversario del estreno de Parque Jurásico (Jurassic Park), la adaptación de la novela de Michael Crichton que realizó Spielberg. Un regreso a la isla Nublar y una secuela diseñada para congregar a multitudes en los cines.

Aunque no lo tendrá nada fácil para superar en taquilla a sus predecesoras. Parque Jurásico se estrenó en los cines norteamericanos el 11 de junio de 1993, y en España el 30 de septiembre, y se convirtió en su momento en la película más taquillera de la historia del cine. Por ello, uno de los alicientes de esta nueva entrega será que podremos ver en pantalla más dinosaurios que nunca. Si los Vengadores de Marvel están arrasando con Infinity War, la fórmula de la acumulación también puede funcionar en esta superproducción de Bayona.

Una de las novedades será el Indoraptor, calificado como “una auténtica bestia psicópata asesina” por su protagonista masculino, Chris Pratt. Además repite personaje Bryce Dallas Howard y, entre los integrantes del reparto original de 1993, Jeff Goldblum vuelve a encarnar al matemático Ian Malcolm. La primicia mundial de El reino caído tuvo lugar el pasado 21 de mayo en Madrid.

Parque Jurásico supuso hace dos décadas y media un innovador y espectacular avance en cuanto a efectos especiales y también en sonido. Fue la primera película que se exhibió con el sistema de sonido DTS, seis canales de audio y una experiencia más envolvente para el espectador.

El rugido de la estrella de la función, el gigantesco y temible T-Rex, se logró mezclando el sonido ralentizado de la trompa de una cría de elefante con el del tigre y el lloro de un cocodrilo, y su respiración simulando el de una ballena. Otras de las criaturas más espeluznantes de aquel filme fueron los inteligentes velociraptores.

También originó una auténtica fiebre “jurásica” hacia los dinosaurios. Incrementó espectacularmente el interés hacia la paleontología e incluso, la producción de Spielberg, coincidió con el hallazgo de una nueva especie, en enero de 1992. Los restos delataron que fantasía y realidad no estaba tan lejos, el nuevo espécimen habría tenido la misma altura, de tres metros, que la imaginada por los creadores de Parque Jurásico. Lo bautizaron como Utahraptor.

Las secuelas ‘jurásicas’

Spielberg alternó el rodaje con otra de sus grandes obras, La lista de Schindler. La película sobre el Holocausto fue la gran ganadora de los premios Óscar al año siguiente, un total de siete y entre ellos el de mejor película y dirección (el primero de los dos que ha obtenido Spielberg), mientras que Parque Jurásico se llevó tres: mejores efectos visuales (en un equipo liderado por Stan Winston), sonido y efectos de sonido.

La banda sonora compuesta por John Williams no fue candidata en aquella ocasión, pero se ha convertido en una de las partituras memorables del compositor más nominado de los Óscar (37 veces candidato y ganador de 5 estatuillas).

Hasta el momento, Parque Jurásico ha ingresado 1.029,1 millones de dólares (unos 874 millones en euros), y contó con un presupuesto de 63. En 2013 en su 20 aniversario se estrenó una versión en 3D. Tuvo dos secuelas, El mundo perdido (1997) que volvió a dirigir Spielberg, y Jurassic Park III (2001) realizada por Joe Johnston. La primera recaudó 618,6 millones de dólares en los cines de todo el mundo, la segunda 368,7.

A pesar del bajón de la tercera entrega, el fenómeno se repitió con el esperado regreso de la nueva saga con Jurassic World, en 2015, y que acabó ingresando 1.671,7 millones. Ajustándose a la inflación, Parque Jurásico habría recaudado cerca de 2.000 millones, siguiendo como la más taquillera de la saga. Clonar dinosaurios nunca había sido tan real en pantalla ni rentable en los cines.

Antes de ‘Jurassic Park’… Cinco clásicos para recordar

El mundo perdido (The Lost World, 1925) de Harry O. Hoyt

El mundo perdido (1925)

Sir Arthur Conan Doyle publicó otras novelas además de las de Sherlock Holmes, la más famosa de ellas este relato de aventuras en el que una expedición científica descubrirá un recóndito lugar de Sudamérica donde los dinosaurios aún viven. En blanco y negro, y muda, es un clásico pionero del género que localizó su acción en Brasil. Los efectos especiales, totalmente artesanales, fueron creados por el maestro Willis H. O’Brien. Ha contado con tres adaptaciones más en cine, secuelas, telefilmes y series de televisión.

King Kong (1933) de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack

King Kong (1933)

Kong fue calificado como “la octava maravilla del mundo” y es uno de los grandes iconos del género fantástico. Una impresionante revisitación del tema de la bella y la bestia con Fay Wray como protagonista humana, y de nuevo con efectos especiales de Willis H. O’Brien. Su localización era la Isla Calavera, un lugar (ficticio) que no aparece en ningún mapa. Tuvo dos remakes, uno en 1976 con Jessica Lange como protagonista, y el segundo en 2005, con Naomi Watts dirigida por Peter Jackson, y varias secuelas. La más reciente Kong: La isla calavera (2017).

Hace un millón de años (One Million Years B.C, 1966) de Don Chaffey

Hace un millón de años (1966)

Un guion original para la gran pantalla que mostraba a humanos y dinosaurios conviviendo durante la misma época, algo que históricamente nunca ocurrió. Las criaturas fueron creadas por otro de los grandes maestros de los efectos especiales, Ray Harryhausen. Pero la gran estrella de la función, arrebatándole el protagonismo a tiranosaurios y demás espécimenes, y logrando que la película fuera un taquillazo en su momento, fue la sensual actriz Raquel Welch luciendo ajustados modelitos de piel y biquinis prehistóricos. Su éxito generó proyectos similares, como Cuando los dinosaurios dominaban la Tierra (1970).

El valle de Gwangi (The Valley of Gwangi , 1969)

El valle de Gwangi (1969)

El maestro en efectos especiales Willis H. Brien ideó esta historia en torno a un empresario de circo que, después de encontrar un raro ejemplar de caballo que solo mide 20 centímetros, organizará otra empresa para la caza y captura de más criaturas exóticas. Se topará con otros monstruos prehistóricos, todos escondidos en un remoto valle, en esta ocasión, ubicado en México. Mezcló aventuras, wéstern y cine fantástico. Jerome Moross compuso además una trepidante partitura musical.

La tierra olvidada por el tiempo (The Land That Time Forgot, 1975) de Kevin Connor

La tierra olvidada por el tiempo (1975)

Modesta producción británica basada en una novela de Edgar Rice Burroughs, el creador de Tarzán. Se ambientó en tiempos de la Primera Guerra Mundial, con los integrantes de un submarino alemán y los supervivientes de un buque mercante británico que irán a parar a la isla de Caprona, cerca de la Antártida. Un hábitat con exuberante vegetación y, naturalmente, donde aún sobreviven especies prehistóricas. Tuvo una secuela, Viaje al mundo perdido, en 1977.

Comments are closed.