Estrellas de cine y también de sus propias escenas de riesgo y acción

Rechazada la demanda contra ‘La forma del agua’ por presunto plagio
24 julio, 2018
La huelga de Ryanair provoca muchos mensajes de apoyo a sus trabajadores y menos quejas en las redes sociales
25 julio, 2018
Show all

Estrellas de cine y también de sus propias escenas de riesgo y acción

CARLES RULL

  • Tom Cruise protagoniza arriesgadas escenas de acción a bordo de un helicóptero en ‘Misión imposible: Fallout’.
  • Angelina Jolie, Charlize Theron o Daniel Craig también han querido rodar prescindiendo de sus dobles de acción.

Misión imposible: Fallout

Trepó por los ventanales exteriores del rascacielos más grande del mundo, el Burj Khalifa de Dubái, de 828 metros de altura. Escaló y saltó por las escarpadas rocas del Gran Cañón del Colorado y, en un más difícil todavía, también le hemos podido ver agarrado a un airbus militar, a más de 1.500 metros de altura y a 200 kilómetros de velocidad. A Tom Cruise le va el riesgo y las misiones imposibles.

Sucedía en Misión Imposible: Protocolo fantasma (2011), Misión imposible II (2000) y Misión Imposible: Nación secreta (2015) respectivamente. Le encanta hacer sus propias escenas de acción, sin dobles. Y en ese desafío, en su próxima entrega Misión imposible: Fallout, la sexta de la saga y dirigida al igual que la anterior por Christopher McQuarrie, él mismo está al mando de un helicóptero que aprendió a pilotar en tiempo récord.

El momento culminante es un salto HALO (High Altitude, Low Open), una arriesgada maniobra que se utiliza en el ejército saltando a una altura de casi 8.000 metros y abriendo el paracaídas por debajo de los 600. La rodó a sus 55 años y fue prácticamente la última escena en rodarse, por si algo fallaba. El estreno en nuestras pantallas será este mismo viernes 27 de julio. Misión cumplida.

Michelle Yeoh en una escena de 'Reign of Assassins'

Muy reconocida en el género es la actriz malaya de origen chino Michelle Yeoh, la estrella de títulos como Tigre y dragón (2000) o chica Bond en El mañana nunca muere (1997). “Es muy importante para mí hacer mis propias escenas de acción. El sentido del logro es tan inmenso. Pero los estudios no quieren correr el riesgo y te recuerdan que eres actor, y los actores no hacen este tipo de escenas”, así lo aseguró en unas declaraciones durante el estreno de La momia: La tumba del emperador dragón (2003).

Pero las reticencias de los estudios o directores no han podido evitar que estrellas como Harrison Ford en la saga de Indiana Jones o Hugh Jackman en la de Lobezno, entre tantos otros, hayan asumido prescindir de los dobles de acción. El mismo Keanu Reeves empezó a prepararse, en secreto, para hacerlo desde los tiempos de Speed: Máxima potencia (1994). El momento más recordado, cuando Reeves salta desde un coche a un autobús en marcha.

Destreza y la adrenalina, y una gran pasión por los coches de carreras, eran también características del recordado Steve McQueen y que utilizó en clásicos como La gran evasión (1963) o al volante de un fórmula 1 en Las 24 horas de Le Mans (1971). Otro de los pioneros, y más reputados, ha sido y es Jackie Chan, todo un experto en las artes marciales e icono del género. No solo protagoniza sus escenas de acción sino que además le gusta coordinar a los especialistas que participarán en ellas.

Sin nada que envidiar a sus colegas masculinos, extraordinaria es Milla Jovovich sobre todo en la saga Resident Evil. Margot Robbie, como Harley Quinn, dejó más de una vez sentada mirándola, y boquiabierta, a su doble de acción (Ingrid Kleinig) en Escuadrón suicida. Coraje tampoco les ha faltado a Michelle Rodriguez en las entregas de Fast & Furious, Jennifer Lawrence en la de Los juegos del hambre o la misma Cameron Diaz en Noche y día (2010) con Tom Cruise.

Una de las preferidas por los expertos es Zöe Bell y no es de extrañar, también es una doble de acción profesional además de una de las actrices habituales del cine de Quentin Tarantino. Precisamente con el famoso director rodó una de sus proezas más memorables, fue en Death Proof (2010) y se pasó buena parte de las escenas agarrada al capó de un coche a toda velocidad.

De superestrellas y superhéroes

Un tipo tan duro como Jason Statham es un as del volante, Viggo Mortensen realizó él mismo buena parte de las escenas de acción de la trilogía de El señor de los anillos, y tanto Matt Damon en la saga Bourne como Daniel Craig en la piel del agente 007 han vivido en carne propia los riesgos de llevar al máximo realismo las hazañas de sus personajes de ficción.

Daniel Craig en 'Casino Royale' (2006)

Espectacular fue el debut de Craig como Bond en una de las secuencias iniciales de Casino Royale (2006), persiguiendo a uno de los villanos en lo alto de un edificio en construcción, con humo y explosiones a su alrededor y a más de 60 metros de altura.En Quantum of Solace incluso tuvo que someterse a una operación de clavícula a causa de una mala caída. En Spectre sufrió una conmoción cerebral provocada por un choque con su Aston Martin durante la persecución por las calles de Roma.

No son superhéroes pero han demostrado que su compromiso con el personaje va más allá. Actor del método y perfeccionista, Christian Bale no solo es capaz de adelgazar hasta quedarse esquelético, como en El maquinista (2004), sino que también repartió y encajó duros golpes en la trilogía de Batman de Christopher Nolan. Tampoco quisieron perderse la oportunidad de experimentar el riesgo Chris Evans como Capitán América o una Gal Gadot en Wonder Woman, y es que además de ser actriz y modelo le ha valido su experiencia sirviendo en el ejército israelí.

Llamativo es que el joven Tom Holland (el niño de Lo imposible de Bayona) decidiera hacer él mismo buena parte de las escenas de riesgo en Spider-Man: Homecoming (2017). Se declaró amante de las escenas de riesgo y una prueba es que la nariz ya se la ha roto tres veces. Pero aún más asombroso es que Chloë Grace Moretz asumiera hacer las escenas de lucha en Kick-Ass: Listo para machacar (2010) con tan solo 13 años.

Estrellas ejemplares en las escenas de acción

Jackie Chan. Rodar sus propias escenas de lucha y acción le ha valido más de un hueso roto al actor hongkonés. A punto estuvo de morir electrocutado en Police Story (1985). En una escena debía deslizarse por un poste en un centro comercial, pero no le parecía lo suficientemente espectacular. Pidió que pusieran luces, las encendieran y que fueran estallando a medida que iba bajando. Acabó con quemaduras de tercer grado en la cara y las manos.


Schwarzenegger / Stallone. Dos de los grandes iconos del cine de acción desde los 80. Desde sus inicios en Conan el bárbaro (1982), en la que incluso se dejó perseguir por perros peligrosos, a Terminator: Génesis (2015) con 65 años, el actor de origen austriaco se la juega en cada rodaje. Por su parte, Stallone recibió duros golpes en la saga de Rocky y también se permitió escalar montañas en los Alpes suizos en Máximo riesgo (1993). En Los mercenarios (2010) una escena de pelea le provocó una fractura: “Ahora tengo una placa de metal en el cuello” asegura el actor.

Angelina Jolie. La fama no la echó para atrás. Es de las estrellas que ha insistido en rodar ella misma escenas arriesgadas. Lo hizo como Lara Croft en las dos de Tomb Raider (2001 – 2003) que protagonizó, y en el thriller de espionaje Salt (2010) emulando a James Bond y prescindiendo de dobles y especialistas. Le valió más de un susto. En una escena de lucha cayó de cabeza y tuvo que ser trasladada al hospital.

Charlize Theron. De armas tomar como Imperator Furiosa en Mad Max: Furia en la carretera (2015) y dos años después como espía en Atómica. Para esta segunda se preparó durante meses para las intensas escenas de pelea cuerpo a cuerpo. Los entrenamientos se saldaron con un par de dientes rotos en la parte posterior de la boca. Según los autores de la película, Charlize acabaría realizando el 98 por ciento de las escenas de acción.

Comments are closed.