El 65% de los mexicanos duermen entre 5 y 7 horas

Gomita toma clases de twerking
13 marzo, 2020
Confirman segunda curación de paciente con VIH en el mundo
13 marzo, 2020
Show all

El 65% de los mexicanos duermen entre 5 y 7 horas

Se sabe que el promedio de sueño del mexicano adulto es de 8.4 horas de lunes a viernes; sin embargo, no todos gozan de esta oportunidad, ya que de acuerdo a datos de la Consulta Mitofsky el 65% duerme entre cinco y siete horas aproximadamente, lo que cuestiona la calidad del sueño de la población en el marco del Día Mundial del Sueño a celebrarse el 13 de marzo.

¿Por qué es importante dormir bien? Más allá de eliminar las molestas bolsas bajo los ojos, tener un sueño adecuado repercute en el estado de ánimo, beneficia al corazón, la mente e incluso al peso. Sin embargo, en México 45% de la población tiene mala calidad del sueño, con base en los datos de la Clínica e Trastornos del Sueño de la UNAM. Este déficit al dormir genera reacciones en cadena.

Actualmente hay varios factores que inducen a una mala calidad del sueño, por ejemplo: horarios irregulares para ir a la cama, ver televisión acostados, el uso de celulares o tablets antes de dormir o tenerlos cerca, disminuyen el tiempo de descanso. En general es nuestro estilo de vida lo que nos lleva a ese punto, intervino la Dra. Marisol Jannet Figueroa Medina, Neuróloga del Hospital DioMed.

Primera noche sin sueño. Comienza la estimulación del sistema mesolímbico, por lo que la dopamina empieza a fluir y se experimenta la sensación de tener más energía, motivación, optimismo y hasta se eleva el deseo sexual. No suena mal; sin embargo, estas sensaciones positivas son engañosas, ya que a partir de este punto todo va en declive. Para la mañana el cerebro poco a poco ya desactivó las regiones que se encargan de la planificación y evaluación de decisiones. Comienzan los compartimientos impulsivos, las reacciones se hacen aletargadas y las funciones perceptivas y cognitivas empeoran.

Segunda noche sin sueño. La glucosa deja de ser metabolizada de forma correcta y el sistema inmune empieza a fallar.

Tercera noche sin sueño. Se pueden presentar alucinaciones. Después del tercer día puede ocurrir un colapso por todo el cansancio acumulado y las otras reacciones en cadena.

Otras de las afectaciones de no dormir bien son la obesidad hasta enfermedades cardiovasculares, que incluso puede derivar en un infarto cerebral. Cuando se duerme poco las defensas bajan y nos volvemos más débiles, por lo que somos más propensos a enfermedades virales o bacterianas, añadió la especialista.

En el marco del Día Mundial del sueño, conmemorado este año el 13 de marzo, el Hospital DioMed quiere recordarles a los mexicanos que también es importante prestar atención a las horas que dedican a esta actividad de descanso y refrenda su compromiso con la salud del país.
Fuente: La fiera

Comments are closed.